BlogFacebookTwitter YouTube PodcastGoogle+


La culpa es del "veneco"
Descartando cuatro mitos recurrentes acerca de la diáspora.

Por Manuel Leonardo Martínez

Generalmente cuando erramos en nuestro accionar, muy poco utilizamos el mea culpa, por lo que, casi siempre proyectamos nuestros errores en alguien externo; ello con la finalidad de ocultar de una manera cómoda la falla en que incurrimos bien sea por acción u omisión.

Comúnmente esa persona a quien le endosamos
la culpa, o mejor dicho nuestra culpa, es denominada en el argot común Chivo Expiatorio; es decir, en lenguaje religioso, es aquel que tiene que expiar
las culpas no asumidas por nosotros.

Dicho esto, es preciso referirse al tema de la culpa relacionada en el contexto actual de la sociedad peruana con la inmigración venezolana. Así las cosas, como por arte de magia y de manera repentina, nos hemos convertido en el chivo expiatorio de muchos de los males que aquejan desde hace décadas a la sociedad peruana o lo que es lo mismo, somos nosotros los que tenemos que cargar con la proyección de aquellas situaciones en las que, por acción u omisión los peruanos han fallado.

En este sentido, me permito señalar algunas de las culpas que nos toca expiar en el Perú, solo por el hecho de ser inmigrantes, no por gusto sino motivado
a una crisis humanitaria que todos conocemos.

Entre las culpas más frecuentes están las siguientes:

1) No consigo empleo por culpa de los "venecos "
Ésta es quizás la más recurrente de las culpas con las que tenemos que cargar los venezolanos inmigrantes en Perú, y por ello de seguidas paso a emitir mí apreciación al respecto. 

Quienes nos hemos desenvuelto durante toda una vida en el ámbito de conocer las relaciones de trabajo, la empleabilidad y los fenómenos socio-laborales, sabemos que obtener un empleo depende de muchos factores; sin embargo, hay dos factores fundamentales que son necesarios e imprescindibles para lograr calificar a un puesto de trabajo y ellos son, la actitud y las aptitudes, siendo que si falta alguno de esos elementos, las posibilidades de obtener un empleo se convierten en una tarea sumamente difícil.

Es aquí donde juega un papel fundamental tener la combinación de ambos elementos. Por ello, si usted como nacional de un país no obtiene un empleo al cual está postulando y en su defecto
el empleo lo obtiene un extranjero, es porque simplemente el extranjero logró combinar de mejor manera los elementos mencionados.

Créanme que los seleccionadores de personal muy pocas veces se equivocan, y a medida que el empleo es más exigente, más valor tiene la combinación de actitud y aptitudes. Pero como se dijo anteriormente, es más fácil decir que no obtuve el empleo por culpa del "veneco".
Curiosamente, cuando el empleo lo obtiene un extranjero de otra nacionalidad (español, japonés, chileno, argentino, alemán) no hay esos traumas o señalamientos por parte de los peruanos, quizás porque hay distinción de extranjero de primera y extranjero de segunda.

2) La delincuencia ha aumentado por culpa de los Venecos: todos son "choros".
Ésta quizás es la más traumática de las culpas atribuídas a la inmigración
venezolana, la cual ha sido potenciada por la divulgación extensa en medios de comunicación de las recientes acciones delictivas cometidas por venezolanos indeseables que son minoría.

Para sorpresa de muchos y sin ánimo de desilusionar a algunos, en los años 2013, 2014 y 2015 (antes de la diáspora venezolana), Perú fue considerado (Barómetro de las Américas) como el país con mayor porcentaje de victimización en Latinoamérica, incluso por encima de Venezuela, en donde por lo menos 30% de la población había sufrido al menos un robo.

Aunado a esto, Perú tiene preminencia en determinados delitos, sobretodo en
delitos relacionados con lavado de activos, falsificación de monedas extranjeras, extorsión y delitos relacionados con la corrupción de funcionarios públicos, sin contar que cada 4 de 10 mujeres peruanas han sido objeto de violencia por parte de sus parejas, teniendo Perú la más alta tasa de feminicidios de Latinoamérica.

Por esto, así como los medios de comunicación hicieron famoso a "El Catire" y a "El tren de Aragua", también el Perú ha tenido sus personajes delictivos famosos, a saber: "Caracol", "Careca" y Gerald Oropeza por nombrar algunos, sin contar la cantidad de políticos, Alcaldes, Gobernadores, Jueces y hasta Ex-Presidentes requeridos por la justicia por delitos varios.

Pero aún así, siempre será más fácil decir que la delincuencia es culpa de los "venecos".

3) Las mujeres Venecas son putas todas y les quitan los maridos a las peruanas
En un país estrictamente machista y en gran parte misógino, el catalogar a la mujer venezolana como un objeto sexual, más que una ligereza, es una forma de estigmatizarlas y devaluarlas.

La prostitución como medio de vida ha sido desde el comienzo de los tiempos la actividad lucrativa más antigua de la humanidad; sin embargo las mujeres venezolanas que han llegado al Perú distan de estar incursas en ese ámbito, siendo que, el estigma se ha creado en razón a esa "mala maña" que tienen las venezolanas de lucir bien arregladas y lucir y exhibir para gusto de muchos peruanos sus atributos femeninos.

Así que amiga peruana, si su marido le fue infiel o se fue con una "veneca", quien falló fue su marido que es un sinvergüenza y que no la valoró a usted. En este Punto es necesario recordar que "Las Cucardas" existen antes de la diáspora venezolana, pero ya sabemos, necesitamos un chivo expiatorio por lo que, gusteles o no, la culpa es de las "venecas".

4) El Perú es un país pobre y con la llegada de los "venecos" vamos a ser más pobres, porque el Gobierno ayuda más a los "venecos" que a los peruanos.
Esta culpa es muy usada sobretodo en aquellos que no conocen un ápice de economía de mercado y de políticas de Estado.

En primer lugar, hay que acotar que tanto Perú como Venezuela son países con inmensas riquezas de recursos naturales: Venezuela tiene petróleo pero Perú tiene Minería y una Agricultura, Ganadería y Pesca para alimentar a todo el continente, además de tener economía de libre mercado, lo que le abre las puertas a mercados internacionales para su desarrollo.

Sin temor a equivocarme puedo decir que Perú es la Venezuela de finales de los '70s y principios de los '80s, en donde con cualquier emprendimiento se hacía buen dinero, precisamente esa época en donde un grupo importante de peruanos emigró a nuestro país en busca de mejor futuro que efectivamente consiguieron.

En la actualidad, Perú (por si no lo saben amigos peruanos) es el país con mejor índice de crecimiento de PIB y con la menor inflación de toda Latinoamérica, y eso, amigo peruano usted tiene que medirlo cuando observa que las grandes transnacionales están presentes en el Perú desarrollando sus proyectos, o mucho mejor lo observa cuando en su mano tiene un Samsung S9 o un I Phone X y en la sala de su casa tiene un LED 3D de 55", que pudo comprar a crédito solo pagando 1 sol de inicial, lo cual dificulto que un venezolano tenga.

Lastimosamente, no es un secreto que hay marcadas diferencias de clases sociales, siendo que la mayor parte de la población aún permanece en los sectores C,D y E pero con una incipiente y creciente clase media B. Sin embargo, esas diferencias en las clases sociales no son como consecuencia de la inmigración venezolana; ante por el contrario la inmigración ha traído dinamización de la economía, por ejemplo: aquéllos que tenían un cuarto, habitación o mini departamento para alquiler, y que antes de la diáspora le costaba alquilarlo, ahora lo alquilan
al toque y generalmente a un venezolano, al punto tal que en algunos casos ha construido más habitaciones para así sacarle más provecho al negocio.

Ha crecido el negocio de la lavandería de ropa, se ha incrementado la venta de colchones, de camas, de cocinas portátiles, balones de gas, abarrotes, etc, y todas esas ventas pagan algo llamado IGV, que como impuesto universal (general) es pagado por todos, seas peruano, venezolano o finlandés.

El metropolitano recauda más dinero por que más usuarios utilizan el servicio, la casera que vende su pan ha incrementado sus ventas, porque el venezolano que chambea en la calle desayuna en su carrito. Todo eso se llama creación de riqueza, así que contrario a lo que se piensa, el país se está generando riqueza y no pobreza.

He escuchado comentarios tan absurdos como que al venezolano se la ponen mas fácil que un peruano en materia de beneficios. Nada más alejado de la realidad: un venezolano por ejemplo no puede acceder a una tarjeta de crédito, a un crédito vehicular, a un crédito bancario, a pagar a crédito bienes muebles, a tarjeta Ripley, Cencosud, etc. El venezolano tiene que pagar todo de contado, alquiler, compra de comida, compra de bienes y pago de servicios, estrictamente
de contado.

Así que es una falacia eso de que el venezolano tiene preferencia frente al peruano.

Amigo peruano, si la pobreza no disminuye en este hermoso país tenga la seguridad que no será por la diáspora venezolana. Pero bueno, es más fácil decir soy pobre por culpa del Veneco.

Lo anterior solo es una muestra que bajo la apreciación personal de quien escribe, resume lo que actúalmente se vive y respira en la calle en la interacción de peruanos y venezolanos y que denota que los mencionados "problemas sociales" no son como consecuencia de la inmigración venezolana; solo que, por las campañas mal intencionadas hechas por ciertos medios de comunicación y factores de poder, están creando en el peruano una burbuja xenofobica que más temprano que tarde le explotará en su cara y se darán cuenta que tales males no corresponden, no se deben a la diáspora venezolana; sin embargo mientras eso no suceda, los peruanos seguirán diciendo LA CULPA ES DEL "VENECO".

Lima, 22/08/2018.

Conversa con el autor | Regresar a Venezuela Libre


© 2007-2018 Asociación Civil Factor Tierra. All Rights Reserved. Distributed Worldwide by Aral Hosting.
e-mail:factortierra@gmail.com
 Document made with KompoZer