BlogFacebookTwitter YouTube PodcastGoogle+


Hay trabajo para todos
Estadísticamente, no es tan cierto que estemos desplazando a los peruanos en su propio país.

Por Manuel Leonardo Martínez

Según cifras de Migraciones Perú, ya somos 400 mil venezolanos los que a la fecha de escribir éstas líneas, nos encontramos en éste hermoso país. Esa cifra representa para una población de 32 millones de peruanos, un 1,25% del total de habitantes en el país.

Estadísticamente, esa cifra es ínfima y aún no representa a nivel macroeconómico un impacto determinante que pudiera desajustar la economía peruana. En los últimos días, he notado con asombro cómo se está corriendo la especie que a los venezolanos se les debe comenzar a impedir la entrada al Perú, bajo premisas no ciertas, que están quitándole oportunidades de trabajo a los nacionales y así también que están cometiendo en demasía actos delictivos y otras actuaciones irregulares que estarían afectando directamente a la sociedad peruana.

Al respecto, es menester hacer algunas consideraciones:

primero, según los estudios del INEI (Instituto Nacional de estadística e Informática del Perú), los dos problemas más incidentes del mercado laboral peruano son, el subempleo y la informalidad, y ambos son derivados como consecuencia de la baja productividad.
De los 32 millones de peruanos, la población económicamente activa es de aproximadamente 16 millones de personas. De ese total, el 42% se encuentra subempleado por ingresos, lo que significa que la persona tiene un empleo, pero obtiene al mes menos que un ingreso mínimo referencial, que actualmente es de 930 soles; 2% son subempleados por horas; es decir aquellos que trabajan menos de 35 horas a la semana, siendo que el desempleo se acerca a 5% de la PEA (800 mil) y está compuesto por aquellos que desean trabajar pero no encuentran dónde.

Por otra parte, se tiene el tema de la informalidad: las cifras indican que el 75% de los trabajadores en el Perú lo hace en el sector informal, sin acceso a beneficios sociales de ningún tipo. Es decir que, por lo menos 12 millones de peruanos que “trabajan” lo hacen en un empleo informal.

En este grupo de trabajo informal, podemos encuadrar a los venezolanos que a la fecha, han obtenido algún trabajo; de esos 400 mil que estamos en el Perú, sólo el 60% (240.000) son población económicamente activa y de éstos, según cifras del Ministerio del Trabajo, sólo 4500 (2%) han obtenido un empleo formal, siendo que parte del resto, (100 mil) están trabajando bien sea subempleados o de manera informal. El resto, unos 120 mil obtienen sus ingresos mediante la economía informal o la venta ambulante.

Como se observa, si comparamos los 16 millones de peruanos activos para obtener empleo con respecto a los 240.000 venezolanos en la misma situación, estamos hablando que sólo un 1.5% de venezolanos estará dentro de la bolsa laboral mientras que el 98.5% restante estaría conformado por peruanos. Por ello, es falaz la afirmación que dice que los venezolanos le están quitando el empleo a los peruanos.

Ahora bien, ya sin tantos números estadísticos, lo que sí es cierto es que el venezolano está haciendo las labores que el común denominador de los peruanos rechaza. Mozos, azafatas, vajilleros, vigilantes, valet parking, volanteros, cobradores de combi, choferes, etc; esto tiene su razón de ser en que generalmente el trabajo de mayor esfuerzo y por necesidad lo realizan los inmigrantes tal y como nos pasó a nosotros en los años 60, 70, 80 y 90 en donde los trabajos de mayor esfuerzo en Venezuela lo hacían los extranjeros.

Otro punto importante a destacar es que los peruanos no han perdidos sus empleos a consecuencia de venezolanos; son muy escasos los casos en donde se haya prescindido de un peruano para contratar a un venezolano.

En mi experiencia personal, recibía en mi anterior trabajo por lo menos 15 curriculos diarios de los cuales uno o dos a la semana eran de peruanos, lo que denota que por lo menos en esa área de mozo o azafata quienes más demandan trabajo son los venezolanos.

Por ello, es necesario ser contundente en dejar claro que el venezolano NO LE ESTÁ QUITANDO OPORTUNIDADES DE TRABAJO al peruano.

Lo que sí es cierto es que es un país con una economía de libre mercado: la competitividad a nivel laboral va a ser mayor y el factor necesidad hará que el venezolano demande trabajo con más insistencia que el peruano, lo que pudiera verse como que hay más presencia de venezolanos en puestos de trabajo que peruanos, y de allí radica la falacia planteada.

Lima, 25/07/2018.

Conversa con el autor | Regresa a Venezuela Libre


© 2007-2018 Asociación Civil Factor Tierra. All Rights Reserved. Distributed Worldwide by Aral Hosting.
e-mail:factortierra@gmail.com
 Document made with KompoZer