BlogFacebookTwitter YouTube PodcastGoogle+


La voluntad sí se apostilla
Hay una fuerza más poderosa que todas las fuerzas conocidas.

Por Manuel Leonardo Martínez

Muchos colegas y amigos me preguntan si deben apostillar sus títulos y grados universitarios para hacerlos valer en el exterior, y evidentemente mi respuesta es Sí. Sin embargo no todos tienen un título que apostillar porque, por esas razones de la vida nunca obtuvieron uno. Muchos de ellos aprendieron oficios y otros adquirieron virtudes de manera empírica.

Es aquí en donde entra en juego LA VOLUNTAD, esa que nuestros abuelos y padres decían que nos teníamos que ganar para poder acceder a beneficios como ver televisión, manejar bicicleta, jugar en el parque, comerse un helado; éso había que ganárselo demostrando voluntad, arreglando la cama, limpiando el cuarto, llenando las jarras de agua de la nevera y demás.

Quienes de niños aprendimos a ganarnos "la voluntad" limpiando jardines, lavando carros, haciendo mandados, pintando una casa, obtuvimos los beneficios propios del momento.

En mi caso particular compré mi bicicleta que luego, por esas cosas de la vida, me la robaron. Pues esa misma "voluntad" es como manejar bicicleta, es algo que una vez que se aprende, no se olvida.

Tengo mucho tiempo sin manejar bicicleta, pero todos los días sigo adelante "ganándome la voluntad", ésa que tarde o temprano te trae beneficios. Ya no es mi abuela ni mi mamá quienes me piden que me gane la voluntad, ya es la vida que me EXIGE mantener día a día esa voluntad inquebrantable de ser mejor, de lograr las metas propuestas, de recuperar lo perdido.

Albert Einstein dijo una vez que "la voluntad" es una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica. Claro, Einstein era un genio igual que mi abuela y mi mamá.

A esos amigos que emigran les digo que lo más importante de apostillar es "LA VOLUNTAD". Ésa no se fotocopia, no se anexa en los curriculum; ésa se demuestra en la realidad. La voluntad de aportar a este hermoso país que es Perú y hacerlo grande, la voluntad de recuperar lo que nos fue arrebatado. La voluntad de enaltecer el gentilicio venezolano.

Así usted sea abogado, médico, ingeniero, y por esas razones de la emigración esté trabajando de mozo, lava vajillas, abarrotero o cualquier otra chamba, siempre demuestre ganas de "ganarse la voluntad". Para mí, LA VOLUNTAD Sí SE APOSTILLA.

Lima, 10/02/2018

Conversa con el autor | Regresar a Venezuela Libre



© 2007-2018 Asociación Civil Factor Tierra. All Rights Reserved. Distributed Worldwide by Aral Hosting.
e-mail:factortierra@gmail.com
 Document made with KompoZer