28/05/05 10:28:10 -0500  Sólo texto / compatible con impresora

Piura > San Lorenzo

Palabra clave Yahoo!: Tambogrande

El algarrobo desaparece

 

Aldo Palacios Navarrete

Corresponsal

Aldopalacios7@hotmail.com

 

En esta historia: Valle de los Incas | Margen izquierda | Empobreciéndonos más

Además: Por gusto no los están talando

 

En el ecosistema algarrobal no sólo se benefician los árboles, sino especies vegetales y animales, tanto silvestres como domésticas. En Guaraguaos Alto, Tambogrande, estas ovejas corren a refugiarse bajo la sombra de los algarrobos, donde también existen huertas y la casa de sus amos.

 

Tambogrande – Desde hace varios meses escuché comentar a gente en Tambogrande sobre el nuevo negocio que había: hacer y vender carbón de algarrobo.

 

Algunos dicen que, además del carbón de algarrobo, también se puede hacer de faique, pero no tiene la misma resistencia que el primero.

 

Dicen también que es un negocio rentable. Basta talar un árbol de algarrobo (Prosopis palida), cortarlo en varios trozos, quemarlo y venderlo por menos de dos dólares el equivalente a un kilogramo, en el mercado más próximo.

 

Valle de los Incas

 

Bosque algarrobal

Durante cinco días, me dediqué a recorrer varios caseríos en el distrito de Tambogrande, comenzando por el Valle de los Incas, en el sector noroeste.

 

Es impresionante ver a lo largo del camino, la cantidad de bolsas llenas de carbón de algarrobo listas para ser comercializadas, especialmente en Somate Alto; la misma escena se repetía en el vecino Somate Bajo que ya pertenece a la provincia de Sullana.

 

A lo largo del Valle de los Incas, es posible observar a mucha gente talando algarrobos en los mismos lugares donde antes se extendían bosques.

 

Los pocos ejemplares que quedan también están corriendo la misma suerte.

 

Y todo se repite: leña lista para prenderle fuego y terminar convertida en carbón.

 

Margen izquierda

 

Bosque seco

Es inevitable entristecerse y preguntarse si valió la pena haber luchado tanto para evitar deforestación y obtener esta situación como resultado.

 

Es paradójico que seamos nosotros mismos quienes estemos destruyendo este paraíso.

 

Tras el impacto de Valle de los Incas, dediqué el resto del tiempo a la margen izquierda del río Piura, en el sector sur, donde se ubica el bosque seco ecuatorial.

 

El cuadro se repite: casi toda la población está talando algarrobos indiscriminadamente sin reforestar.

 

Definitivamente no estaba preparado para ver todo eso.

 

Empobreciéndonos más

 

El carbón de algarrobo es transportado por las rutas señaladas en amarillo hacia los centros urbanos. En rojo, los lugares visitados por Aldo Palacios para escribir esta historia.

Varios amigos que viven en estos caseríos me cuentan que sus familias usan el carbón en sus cocinas.

 

Pero no sólo eso. El uso se extiende a nivel urbano, como Tambogrande, Sullana, e incluso Piura, distante a unos 70 kilómetros.

 

La pobreza y el desempleo está llevando a los pobladores de esta zona a destruir estos campos y volverlos a dejar como desiertos.

 

Este es un problema muy grave, las autoridades locales y regionales deberían hacer algo, pero nadie se decidido a dar el primer paso, o mover el primer dedo.

 

Sala de Redacción en Sullana contribuyó con este informe.

©2005 NPC

Alojamiento por Yahoo! GeoCities. Redirección por CJB.net.

Producida por NPC Comunicaciones

© 2001-2005 Nelson Peñaherrera Castillo. Derechos Reservados.

Esta historia participa en la promoción. Revise las condiciones del servicio.

 

Por gusto no los están talando

A pesar que el tráfico de leña y carbón de algarrobo está penado por ley, la Policía pide sobornos para que circule libremente, pero nadie lo denuncia.

Si el consumo fuera local, no habría tanta deforestación; sin embargo, los principales clientes de este sucio negocio son hogares y restaurantes típicos en las ciudades de Piura y Sullana que juntas concentran medio millón de habitantes.

La demanda alimenta la voracidad y deshabita el bosque seco, que depende del algarrobo para generar una amplia interacción entre insectos, reptiles, aves y mamíferos (el ser humanos, incluido).

Especialistas sostienen que cada algarrobo es capaz de contener su propio ecosistema.

La raíz del proceso es su fruto, la humilde y dorada algarroba, paradójicamente, mucho más valiosa que sus gruesos troncos.

Experiencias como la de Santa María de Locuto, que ha industrializado la algarroba, ha logrado comercializarla en Lima, y tiene planes para la expansión internacional.

¿A quién beneficia la deforestación, en el fondo? ¿Comercializadores inescrupulosos, autoridades insensibles o mineras que poco a poco se hacen dueñas de todo Piura?

(Nelson Peñaherrera C.)

ENLACES RELACIONADOS

Dentro de factortierra

Fuera de factortierra

(se abrirá en ventana nueva, y su mención no implica ningún reconocimiento de nuestra parte)

ESPECIALES

 

El Caso García

Tiempo de Mangos por Aldo Palacios

Proyecto en Tambogrande NO VA

El último plazo de San Lorenzo

SOCIOS DE ESTA PÁGINA
¡Ayúdanos!

For more information explore our website