NO TE QUEDES SIN CONOCER ESTE LUGAR. CONTACTA A NUESTRO EQUIPO PARA VIVIR TU PROPIA EXPERIENCIA. ESCRIBE A LA DIRECCIÓN DE CORREO ELECTRÓNICO QUE APARECE AL FINAL DE ESTA HISTORIA.

PARA DISFRUTAR DE OTRAS RUTAS CONSULTA AQUI.

 

 

E X C L U S I V O

 

EL CAMINO DE LAS ENCRUCIJADAS

En un lugar  escondido entre Piura, Ayabaca y Morropon, la Quebrada de Sáncor ofrece una inigualable, refrescante e inmaculada joya. Prepárate para disfrutar.

 

 Luis M. Correa Castillo / Factortierra

 

El amanecer nos encontró entre Monteverde alto y las Salinas. Lo que se ve de fondo, delante del Sol, son la primeras estribaciones de la coordillera de los Andes, que ya corresponde a la Provincia de Ayabaca. Nuestro destino se encuentra justo a la Derecha de la imagen.

 

PUEBLO LIBRE DE MALINGAS, Piura--Cuando el primer rayo de sol apareció iluminando la majestuosa imagen del cerro Jabonillo, el equipo de factor tierra se encontraba en el camino que conduce de Pueblo libre a Monteverde como parte de la ruta que nos conduciría a los Peroles de Zapallal. Nuestra hoja de ruta señalaba como puntos cardinales saliendo desde Pueblo Libre los pueblos de Monteverde, Salinas, Tinajones, Palonegro y el Cantero, estadía final que nos abriría paso al “Camino del Arriero”

 

Como en toda expedición al igual que en nuestra vida, el destino siempre nos depara varias encrucijadas, la primera de ellas fue en el pueblo de Las Salinas ¿Qué, camino tomar? Si los mismos salineros guardaban celosamente el camino correcto, lo cierto es que apostamos siempre por nuestros instintos y siguiendo al Jabonillo, pasamos del tono verdoso, la brisa fresca del canal, el olor a mango, ciruelas y limón que caracterizaba a salinas, al sombrío color del bosque seco que rodeaba a Tinajones, hogar también del frondoso árbol elegante vestido de smoking blanco listo para ir de fiesta (charán adulto).

 

En Tinajones, se presentó la segunda encrucijada ¿Qué, camino tomar? La chinita de ojitos miel que nos vendió el desayuno no fue tan celosa y nos guió por un cementerio donde al parecer la tasa de mortalidad huía despavorida, pues tan sólo unas cuantas cruces adornaban el lugar. También había una pequeña iglesia al final del pueblo y unos parroquianos que nos ofrecieron el camino equivocado pues llegar al poblado del Carrizo no era nuestra intención; así que desde el Carrizo tuvimos que bajar por un camino soleado y sin vegetación hasta dar con el pueblo de Palonegro.

 

En Palonegro, se presentó la tercera encrucijada ¿Qué, camino tomar? La niña que nos regaló un sorbo de agua sonrió diciendo “Ustedes si que están locos, ¿Por qué bajar del Carrizo si hay un camino que une Salinas y Palonegro?” “Les hubiera tomado 45 minutos llegar hasta aquí”, “Pero, para subir al Cantero, simplemente sigan este otro camino hasta llegar al callejón, él los guiará” (Sin duda, la inocencia de la niñez para ver el mundo cambia la realidad a comparación de la visión que tienen las personas sumidas en el egoísmo y la maldad)

 

 

 

(Mira los Peroles en detalle, para ver cada imagen, presiona sobre el numero)

1 Antes de llegar a los peroles, te encontraras con este remanso conocido como la Coladera, que es el Cuarto represamiento de la Quebrada de Sáncor, aunque menos ancho y profundo que los peroles propiamente dicho.

2 Después de cinco minutos llegamos al primer perol. Ten cuidado, que este es el mas profundo. Puede tener hasta dos metros y medio de profundidad cuando no hay mucha agua. Algunas personas casi se han ahogado en este lugar debido a que la corriente también es engañosa

3 Este es el segundo perol. Sobre la piedra, dos niños esperan el momento para pescar y bañarse. Ojo con las piedras: Hay varias paredes de rocas donde puedes practicar escalada, aunque básicamente para nadar por este sitio hay que ascender y descender constantemente.

4 Finalmente, el tercer perol, que en realidad es el primero a donde llega el agua. Los tres peroles son ideales para nadadores con experiencia; en las orillas es posible acampar o sentarse a meditar. Eso si lleva repelente y bloqueador. Los tabanos y el sol pueden ser una molestia.

 

 

Con aquellas palabras, reanudamos nuestra marcha hasta llegar al Callejón y aquí se presentó la cuarta encrucijada ¿Qué, camino tomar? Ya no había salineros, ni chinita, ni mucho menos algún niño que nos dijera que camino tomar, es entonces que nuestros instintos olfatearon de nuevo ese aroma familiar, inconfundible de las ciruelas y supimos al fin que ese era nuestro destino.

 

El camino del Callejón fue muy generoso con nuestro estómago, nos proveyó de abundantes ciruelas y una sombra acogedora; pero, como reza el dicho “Todo lo bueno tiene que terminar”; así fue, el Callejón terminó y nos esperaba el camino al Cantero, el tan sólo escuchar ese nombre me daba la idea de un lugar agotador, asechado por el ardiente sol, y no me equivoqué miraba mis brazos y el color canela de la ciudad se había enrojecido tanto que la sangre a su lado era de color rosa.

 

Ya no había marcha atrás, y nuestra convicción nos condujo hasta el Cantero, ya el equipo mostraba signos de cansancio y deshidratación, condiciones nada aceptables para cualquier arriero. Salimos del Cantero y abordamos el “Camino del Arriero” echando a nuestro lomo como bestias de carga el cansancio y la deshidratación, pero ya bastante motivados por el paisaje que empezaba a colorear lo cual era un vestigio de que algo bueno vendría, quizás la Virgen que mora en la cima de aquel cerro sin nombre nos escuchó y nos mostró la quebrada de “Sáncor”, descansamos en su orilla, bebimos un poco de agua y llenamos nuestras botellas con un poco de energía para el resto del camino.

 

El resto del camino, ya llevaba dos horas de recorrido y nunca se daba por vencido, no dejaba ver su tesoro escondido, tres de la tarde y sin haber encontrado nuestro tesoro, decidimos bajar del “Camino del Arriero” advertidos por una estruendosa caída de agua que a lo mejor pensamos sería nuestra recompensa, sin embargo nuestra pequeña recompensa era “La Coladera” una zona rocosa, en donde reposa el agua que proviene de los peroles.

 

 

Después de haber reposado y dado un refrescante chapuzón por varias horas, decidimos aventurarnos un poco más en el camino antes que se ponga el sol, y al promediar las 6 pm, nuestros ojos quedaron encantados con el maravilloso espectáculo que nos brindaban los Peroles de Zapallal, me atrevería a decir que ni Picasso, Van Gogh o Miguel Angel hubieran pintado obra similar, ni Julio Verne se hubiera aventurado tanto como estos expedicionarios para mostrarles hoy a Piura, el Perú y al resto del mundo estas maravillas!

 

 

La ruta de los arrieros Malingas – Frías: Informacion general - Alto Malingas, Piura - Zapallal.

 

Alex Neyra Participo en la producción de este informe. Agradecemos a la comunidad de las Hermanas de Nuestra Señora de Manur, Irwing Briceño y Narciso Villegas por la colaboración prestada al mismo. Visita este lugar con nuestro equipo y explora mucho mas. Escribemos a: factortierra@yahoo.es

 

Historias relacionadas
bioespacio | Espantando fantasmas
bioespacio :: un rey pierde su reino :: 13 de agosto de 2008
Bioespacio :: Sólo para valientes :: 08 de agosto de 2008
Opina sobre esta Historia en factortierra@yahoo.es o suscribete a factortierra News

Producido por:

Nelson Peñaherrera castillo

Editado por:

Luis Correa

Nelson Peñaherrera

Post Producido por:

Juan Félix Céspedes Cortes

Jhonny Chang

Las fotos de esta historia se encuentran disponibles para que las envíes como postales electrónicas; entérate aquí.

 

Toda la información de este sitio web puede ser reproducida siempre que se indique la fuente.

All this website's information can be reproduced, if source is mentioned.

©Copyright 2009 Asociación Civil FACTORTIERRA. All Rights Reserved.