Un tributo al líder y mártir Pro-Agrícola del caso tambogrande.

El ingeniero agrónomo Godofredo García Baca  es uno de los próceres y mártires del caso Tambogrande.

Supo dotar de argumentos profundos a favor de la agricultura local, con tanta sencillez que una persona no instruida podía entenderlo, y con tanta propiedad que un científico  podía difícilmente refutarlo.

Tal habilidad no era casual. Godofredo estudió mucho y se esforzó por ir aprendiendo día a día. De ese modo, pudo transmitir ese conocimiento a su gente, a cambio de nada.

Ello no se redujo a su propia carrera, sino que incorporó otros saberes que enriquecieron sus argumentos, haciéndolos sólidos e irrefutables.

Otro aspecto admirable es su perseverancia. Transformó un arenal en tierra verde y fértil. No lo hizo de un momento a otro, sino que tomó años.

El fruto de su esfuerzo se vio pagado doblemente: fue rentable económicamente, y le dio la satisfacción de preservar la tierra para que siga produciendo.

No aceptó las injusticias. No se paró a criticarlas, sino que las combatió frontalmente con puro conocimiento y ciencia.

De ese modo, paralizó a una constructora que estaba dañando  un cerro aledaño a su finca, y que estaba perjudicando al medio ambiente y varios vecinos suyos dentro de él.

Nunca planteó la violencia como salida, y siempre se deslindó de ella.

Pero, quizás, el recuerdo más permanente es su don de gentes. Su carácter era afable y sencillo. Gastaba bromas a sus amigos… y a la hora de trabajar, era el primero en esforzarse al máximo para conseguir el éxito.

De ese modo, su muerte acalló su voz, pero no su obra. Y los lineamientos de defensa de los casos medioambientales sistematizados por él, siguen siendo utilizados como una base científica, económica y social aplicable en cualquier lugar del mundo.

la lección que nos deja es que la inversión en conocimiento es mucho más provechosa que  la inversión en lo material, que se gasta con el tiempo y pierde valor. La primera no; con el tiempo, nos hace más invencibles.

Basado en testimonios y opiniones de Ulises García, Julio Castro, Luís Ginocchio,  Francisco Ojeda, Stephanie Boyd, Margarita Rosa Vega, Marlene Castillo y Liliana Alzamora.