El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Post producido por: Franco Chinchay | 23/04/2012 20:37:18 -0500
© 2006 - 2012 por la Asociación Civil Factor Tierra.
Todos los derechos reservados
Contacto
| Legal | Institucional

Paredes resistentes
Piura sí es una zona sísmica; sólo queda hacer construcciones seguras.

FACTORTIERRA.NET

CIUDAD DE SULLANA – La tierra tembló el lunes 2 de abril. El primer registro del Instituto geofísico del Perú (IGP) marcaba 6,2 grados de magnitud en la escala de Richter, y IV de intensidad en la de Mercalli.

 Luego fue modificado a 5,0 de magnitud en la de Richter, y III de intensidad en la de Mercalli, tomando a la ciudad de Piura como referencia.

El epicentro, que originalmente se ubicó a 30 km al oeste de la ciudad de Sullana, terminó corrigiéndose a 17 km al SE de ese punto, con una profundidad de 77 km.

Por lo menos, la costa de la región lo sintió con fuerza, provocando el sobresalto de la población, cuya gran mayoría estaba descansando en casa: era ocho minutos después de las diez de la noche.

La mecánica de los sismos en Piura no difiere mucho del resto de la costa occidental de Sudamérica. El fenómeno es causado por la subducción de la Placa de Nazca contra la Sudamericana.

Dicho en sencillo, se denomina subducción al proceso de incrustamiento de una gran masa de tierra debajo de otra. La presión produce tal energía, que ésta se libera de a pocos, o de golpe, a través de seísmos (sismos).

La Placa de Nazca es una gran superficie que en su lado oriental se extiende desde Panamá, en el norte, hasta el extremo sur de Chile, en el lado opuesto. La Placa Sudamericana choca, o mejor dicho, se levanta encima de ella, a partir de la Fosa Peruana, que corre desde las costas de La Libertad hasta el norte de Chile.

Los terremotos y temblores, así como las erupciones volcánicas, que se producen de este lado del mundo se originan allí, y eso explica la sismicidad en el centro y sur peruanos, reportada en los últimos 500 años, cuando comenzaron a tenerse registros escritos.

Norte telúrico
Aunque también tiemvla, y basándose en esos registros, el norte peruano no ha sido tan prolífico en estos eventos. Sin embargo, en los últimos cien años, se han reportado tres sismos de considerable proporción, incluyendo daños materiales y pérdidas humanas.

En 1912, un fuerte movimiento remeció el departamento de Piura, desde Paita hasta Huancabamba. No se ha registrado la intensidad.

El 12 de diciembre de 1953, se produjo un sismo, de intensidad VIII en la escala de Mercalli. Unos años después, el 7 de febrero de 1959, la costa entre tumbes y Lambayeque –Piura al medio- tembló otra vez.

Recientemente, o al menos desde 2000, cuando FACTORTIERRA.NET ha estado en servicio, hay un promedio de cuatro a cinco sismos por año con magnitudes superiores a 4 en la escala de Richter que ponen en alerta a la población piurana.

Silencio urbano
Especialistas locales coinciden que no se ha incrementado la actividad sísmica, sino que ahora se tienen mejores reportes y la gente parece estar más alerta.

Aún así, los ejercicios de prevención no son acogidos por la mayoría de la población. Los simulacros de evacuación se cumplen, no siempre de buena gana, en ciertas entidades públicas y escuelas. El resto de la gente sólo está allí para apreciar la dramatización.

Por otro lado, buena parte de la estructura urbana principal se caracteriza por tener calles estrechas y edificaciones que se han ido deteriorando por otro fenómeno muy piurano: las lluvias.

La Casona Eguiguren, en el centro de la ciudad de Piura, se ha ido desmoronando de a pocos hasta destruírse por completo. No sirvió de mucho que el Instituto Nacional de Cultura la declarara de interés.

Entre 1999 y 2000, la Facultad de arquitectura de la Universidad Nacional de Piura  hizo un trabajo estudiantil, y según nos comentaron los entonces alumnos, se halló que habían hasta 30 tipos de suelo completamente diferentes, en un espacio muy reducido.

En Sojo, Sullana, la antigua Casa Hacienda de la Familia Checa se deteriora día a día, gracias a la inacción de su supuesto albacea, quien prefiere ver cómo la historia se cae a pedazos antes que evitarse un vergonzoso espectáculo, que denota incultura.

También el crecimiento desordenado de las ciudades en zonas de alto riesgo, gracias a traficantes de terrenos, es otra bomba de tiempo, amén de la precariedad de muchas construcciones.

Un sismo sería la cereza del pastel.

Construcciones legales
Sea un diseño de vanguardia, o algo más sencillo, todas las construcciones que se realicen deben sujetarse al Reglamento Nacional de Edificaciones, (RNE) emitido por el Ministerio de Vivienda.

Esta entidad lanzó en los últimos meses la norma E.100, que innova la edificación incorporando un viejo conocido de la población piurana: el bambú o la caña de guayaquil.

Entre algunas de sus recomendaciones, establece que, sobre la cimentación de concreto, se puede eregir tabiquería y entrepisos de bambú. Teóricamente hablando, esta combinación, hace que la construcción sea a prueba de sismos.

Pero no todas las edificaciones admiten bambú como material que absorba las ondas de choque.

El RNE establece los márgenes de seguridad, que pueden definirse como los porcentajes adicionales de material para mejorar la resistencia de una edificación ante un fenómeno en particular.

También se le denomina sobredimensionamiento de material, que está determinado por los antecedentes geológicos de la zona donde se construye, y, que para el RNE, ya están debidamente identificados a lo largo del Perú.

Dicen los especialistas que consultamos, que el RNE es algo así como la Biblia peruana de la arquitectura y la ingeniería. Nadie puede diseñar ni hacer sin seguir sus directrices.

Lectura segura
Un ejemplo de cómo construír algo atractivo, pero apegado al RNE, es la nueva Biblioteca de Chulucanas, Morropón, un edificio donde no sólo se va a leer, sino donde se han desarrollado varias actividades educativas y hasta políticas, como la campaña por la Marcha del Agua.

La construcción es de concreto, y en su sótano, hay muros de 25 cm con doble malla. El reto fue hacerla estable y resistente a casi todo, teniendo en cuenta que el terreno había sido un botadero de material, y está en el curso de varias quebradas que bajan desde el cerro Ñañañique, durante los periodos lluviosos.

El edificio se ciñe a la llamada geometría de la estructura, donde el diseño de las vigas responde al diseño de la forma, lo que significa absorber la energía de un sismo. Sólo en 2010, se sintieron cuatro con magnitudes superiores a 4, casi todos con epicentro en Buenos aires, unos 30 km al NE de Chulucanas.

La Biblioteca se terminó en mayo de 2011.

Conforme el proceso de subducción de la Placa de Nazca continúe, la ocurrencia de un sismo puede darse en cualquier momento, sin respetar día, ni hora (los sismos son impredecibles).

Perú es parte del Cinturón de Fuego del Pacífico, el área de la tierra donde la sismicidad y el vulcanismo son más activos.

A las personas sólo nos queda estar preparadas, pero también convenientemente informadas, y exigir que todos los factores que aquí hemos conocido, se respeten. Ésa es la fina diferencia entre apreciar la Naturaleza, y estar a merced de ella.

© 2012 Asociación Civil Factor Tierra. Todos los derechos reservados.

Deja tu comentario Aquí: